Los derechos de las mujeres nunca han estado tan en boca de todos como ahora. Con cada día escuchamos nuevas historias de infiernos personales que viven las mujeres. Como el abuso sexual que muchas actrices de hollywood han dado a conocer. Hasta temas como la mutilación genital femenina. El matrimonio infantil. O un proyecto de ley que restringe la autonomía corporal de la mujer en todo el mundo.

Los derechos de las mujeres están bajo amenaza

Hay un asunto que es muy cierto y debemos prestarle mucha atención. Los derechos de las mujeres están bajo amenaza. Y nuestros cuerpos son vigilados, así como nuestro actuar esta bajo reglas estructuradas. Y esto llena al mundo de indignación.

Pero ahora más que nunca las mujeres estamos armadas y somos peligrosas. Debido a que somos educadas y sabemos y tenemos la conciencia de que nuestros derechos son vulnerados tenemos poder. Podemos tuitear nuestra indignación. Así como también podemos postearla bajo hashtags como #freethenipple o #noonemore

Nunca hemos estado más conectadas y más representadas. Estamos hombro a hombro. Somos hermanas y estamos de pie.

Pero ¿Que sucede con las mujeres que aun no pueden defenderse?

La compañía One teniendo conciencia de esto ha creado “La pobreza es sexista”. No hay un grupo de mujeres tan afectadas por la desigualdad de género como las que viven en la pobreza extrema. Es un giro cruel del destino que las mismas personas que más necesitan ayuda y un cambio. Son las menos equipadas para tomar este asunto por sus propias manos.

La pobreza es sexista

Lanzada por la campaña One hacia el 2014 “La pobreza es sexista”. Es una iniciativa que busca mostrar la situación difícil de las mujeres que viven en la pobreza. Si bien es un efecto que se siente en todo el mundo. Las mujeres son las más afectadas. Por ejemplo. En África las niñas sin educación tienen cinco veces más probabilidades de casarse antes de los 18. También tienen un 7 % menos de probabilidades de terminar su educación secundaria que los niños. Y es aun menos probable que tengan la posibilidad de casarse. Participar y contribuir a la economía del país.

En colaboración con la agencia Do not Panic. En el video se puede ver cómo las mujeres no tienen las mismas oportunidades que los hombres a nivel mundial. Mientras que las que viven en pobreza extrema lidian con problemas serios. En cuanto a la representación de los derechos de las mujeres. Situaciones como el matrimonio infantil. Que se niegue la educación. Mutilación genital femenina, entre otros. Son problemas barridos bajo el tapete.

Parece que la búsqueda de la igualdad es, por su parte, desigual.

Estadísticamente la mayoria de las personas que viven en la pobreza son mujeres. Estas tienen menos recursos y menos poder de influencia que los hombres. Vivir en esas condiciones expone a las mujeres a la violencia de genero y a la explotación. Factores clave que fomentan un circulo de pobreza del cual es casi imposible salir.

Mientras las mujeres tengan menos derechos que los hombres. Los efectos negativos de la situación se verán cada vez más

Dirigida por Chiara Grabmayr a través de Stink Films, el video de la campaña muestra a mujeres de todo el mundo silenciadas y reprimidas por una palabra que aunque pequeña y simple, tiene una cantidad increíble de poder: No.

“La pobreza es sexista” articula efectivamente la negatividad y la falta oportunidad que tienen las mujeres con desventajas económicas, desde sus primeros días.

Contada a través de las experiencias de nueve mujeres diferentes. Impulsada por una narrativa singular,  “La pobreza es sexista” une una serie de experiencias con un hilo conductor. Algunos son problemas identificables que podemos enfrentar todos los días, por ejemplo, la imagen corporal y el tratamiento de las mujeres en el lugar de trabajo. Mientras que otros son objeto de luchas lejanas que es difícil que las percibamos en nuestra realidad.

“No necesitas ser una niña en Uganda para entender lo que significaría que no te permitieran ir a la escuela porque tienes tu período. No es necesario que seas una mujer en el Congo para imaginar lo que sería negarte un préstamo bancario porque no tienes marido. Nuestro mensaje con esta campaña y este video es que es hora de no dejar a  las mujeres que están más marginadas fuera de la conversación “. Explica Meagan Bond, directora creativa de una campaña.

El video “La pobreza es sexista” alienta a los espectadores a ver que sus luchas diarias están relacionadas con la lucha de las niñas y mujeres que viven en las partes más pobres del mundo. Que podemos actuar como portavoces y activistas que consideren las cuestiones del matrimonio infantil y el acceso a la educación en la lucha por la igualdad.

Trabajar así es una llamada de atención no solo para las mujeres en todas partes, sino también para los hombres. Debemos cruzar esta barrera invisible juntos, cogidos de la mano, hombro con hombro, unidos estamos parados. Como el mensaje final lo expresa de una forma conmovedora, “Ninguno de nosotros es igual hasta que todos seamos iguales”.