El branding, la identidad de nuestra marca, es más que un logotipo que identifica a nuestra empresa, es una identidad que hace destacar nuestra marca por encima de la competencia. Aporta una voz y rostro reconocible de nuestra marca y reúne sentimientos y pensamientos que van a tener nuestros clientes sobre nuestra marca.

Lo que se quiere trasmitir a nuestros clientes es muy importante, y el branding correcto nos harán entrar en nuestro nicho de compradores mas fácilmente. El diseño de nuestra página web, la experiencia de navegación, el diseño de un folleto, y para inicial el diseño de nuestro logo, es capaz de generar una idea correcta o equivoca sobre nuestra marca y hacerla más sociable y amigable hacia nuestros clientes potenciales.

Esto no quiere decir que se pueda dictar la forma en que percibe nuestro cliente potencial nuestra marca o empresa. Las percepciones no se pueden dictar ya que se desarrollan desde la experiencia personal, pero si se puede influir en ellas. Invertir en el desarrollo del diseño de identidad de la marca corporativa es ir un paso delante de la competencia, ya que se da un mensaje claro que va a llegar hacia la clase de cliente que deseamos atraer para nuestros negocios. La mayoría de personas reaccionan de cierta forma frente a diferentes factores, un ejemplo de esto es la teoría de los colores en nuestra imagen corporativa.

Los colores y el Branding

El uso de colores en nuestra marca es un aspecto muy importante. Psicológicamente las personas tendemos a reaccionar de cierta forma al ver diferentes colores y esas reacciones pueden influir en el pensamiento que se genera sobre la marca. Por ejemplo, el rojo funciona muy bien para marcas de comida, para marcas de carros y de tecnología, ya que es un color enérgico que llama la atención y es un color activo.

El color azul transmite un sentimiento de seguridad, limpieza y responsabilidad, por lo que es tan utilizado en el medio de la salud y finanzas.

El verde transmite también limpieza y por otro lado salud y serenidad, igual es variable según sus tonos ya que los verdes más oscuros se asocian con afluencia y poder.

Esto demuestra que las reglas de uso de colores no son reglas sin excepción, siempre se puede jugar con los colores para transmitir un mensaje a nuestros clientes.

Según Column Five y Marketo, el color más utilizado en branding es el azul, que es usado 33% de las veces, seguido del rojo que se usa el 29% de las veces, el gris que se usa el 28 % de las veces y el amarillo que se usa el 13% de las veces. Unido esto con los símbolos que se asocian a nuestra marca, podemos llegar a un nicho de clientes en concreto, que se van a interesar más en las cualidades de nuestros productos y servicios, ya que están diseñados para el estilo de vida de ellos y así van a invertir en estos.